Inicio » Resulta que los hongos saben hablar, literalmente. Y que se comunican con 50 palabras distintas
Actualidad Ciencia ambiental

Resulta que los hongos saben hablar, literalmente. Y que se comunican con 50 palabras distintas

No soy una persona muy dada a tomar partido. Pero si un día, mientras camino por la calle, me pusieran una bolsa de tela en la cabeza, me metieran en una furgoneta y me llevaran a una vieja nave industrial abandonada para (apuntándome con una pistola) preguntarme por la cosa más infravalorada del Universo: mi respuesta solo podría ser una, los hongos.

Una caja de micológicas sorpresas. Y no sólo porque, esas cosas aburridas y aparentemente solitarias ya hayan salvado el mundo en, al menos, una ocasión; sino porque, en los medios especializados, pasamos horas hablando de zoología, de botánica y de microbiología; pero el mundo fúngico casi siempre queda en un segundo plano. Y la verdad es que tiene cosas realmente alucinantes: ahora, por ejemplo, acabamos de descubrir, que hablan entre ellos y de una forma muy parecida a los seres humanos.

Algo muy parecido al lenguaje humano. Al menos esas son las conclusiones de Andrew Adamatzky, investigador del Laboratorio de Computación No Convencional de la University of the West of England, Bristol tras analizar los patrones de picos eléctricos generados por cuatro especies distintas de hongos.

Un poco de contexto. Investigaciones anteriores ya habían sugerido que los hongos utilizan las hifas (unas largas estructuras filamentosas subterráneas) para transmitir impulsos eléctricos. La idea inicial era que debían funcionar de una manera similar a las células nerviosas transmitiendo información en los cuerpos animales.

No obstante, algunas investigaciones habían apuntado a que la información iba más allá. Es muy conocido el hecho de que, por ejemplo, la actividad eléctrica de las hifas de los hongos que se alimentan de madera aumenta cuando estos hongos encuentran con madera. Como si se estuvieran avisando de que acaban de darse de bruces con una enorme despensa llena hasta los topes.

Hablar como los hongos Tirando de este hilo, Adamatzky quiso averiguar cómo funcionaba (desde un punto de vista informacional) esa actividad eléctrica. Para ello, inserto microlectrodos en los micelios (aglomeraciones de hifas) y analizó qué patrones podía encontrar en ellos.

Mujeres de la Revolución que nos dieron Patria

Calendario

noviembre 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Video de día

ONU y el derecho al medio ambiente sano

Infografía del día

Todas las categorías