Actualidad

El Reciclaje de plástico flexible en la CDMX, una solución emergente para una creciente problemática  

Por Daniel Lee 

En la Ciudad de México, los residuos de plástico flexible, como las bolsas de tiendas de autoservicio, envolturas de botanas y costales de alimentos para mascotas, entre muchísimas otros, son ya un problema que crece y afecta al medio ambiente y a las finanzas gubernamentales, según advirtió Alejandra Valdéz, cofundadora de Ecolana, estos materiales son los que más abundan en los tiraderos de la ciudad.  

La Secretaría de Medio Ambiente ha proyectado que, con el aumento en la generación de plástico y una disminución del 2 por ciento en el volumen reciclado entre 2022 y 2040, la cantidad de residuos plásticos destinados a la disposición final aumentará en un 18 por ciento, lo que representará una carga financiera adicional para el gobierno y un incremento del 16 por ciento en los costos gubernamentales.  

Ecolana, cofundada por Lisseth Cordero, busca no solo recoger estos residuos, sino también crear conciencia entre los habitantes de la Ciudad de México acerca de la importancia del reciclaje de plástico flexible.   

Cordero afirma que la separación de residuos desde el origen es clave para un reciclaje efectivo y sostenible. Aunque la tecnología permite la separación posterior, la inicial reduce la cantidad de residuos en los rellenos sanitarios, ahorra tiempo y recursos logísticos, y tiene un impacto positivo en la huella de carbono.  

Sareth Esquivel, junto con un grupo de madres de familia de un equipo de Boy Scouts, demostró el potencial del proyecto al mostrar una enorme bolsa llena de plástico flexible que antes simplemente se desechaba. Una vez que el plástico se recicla, puede transformarse en plástico duro y utilizarse en productos urbanos como cubetas y macetas.  

Ecolana está llevando a cabo pruebas piloto para establecer un valor para estos residuos, de manera que quienes los recolectan puedan recibir una compensación.   

En la Ciudad de México, existen ocho centros de recolección para estos desechos, desde donde se envían a plantas recicladoras que están siendo capacitadas y adaptan sus máquinas para procesar estos residuos de manera eficiente.  

A pesar de que aproximadamente el 97 por ciento de los residuos plásticos se recogen en la Ciudad de México, solo el 24 por ciento se recicla. El resto se envía a rellenos sanitarios en estados vecinos, como el Estado de México y Morelos.  

La Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México tiene como objetivo para el año 2040 alcanzar una circularidad del 82 por ciento en los plásticos y reducir la contaminación por plástico en un 79 por ciento. Para lograrlo, se proponen acciones como fortalecer el marco regulatorio, implementar campañas de concientización pública, fomentar la innovación tecnológica y promover alianzas con el sector privado para aumentar la reutilización de plásticos.  

Si esta hoja de ruta se implementa con éxito, la administración capitalina podría ahorrar un 54 por ciento de los recursos que se utilizaron en 2021, lo que ascendieron a 900 millones de dólares, para la disposición final de los desperdicios.  

¿Te gustó nuestra nota? ¡Contáctanos y deja tu comentario! AQUÍ

Conoce nuestra red ANCOP Network AQUÍ

EtiquetasCDMX medio ambiente