Actualidad

Producción alimentaria intensifica el cambio climático con emisiones nocivas 

Redacción Laura

La producción global de alimentos y bebidas genera cerca del tercio de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Este impacto ambiental no sólo afecta al planeta, sino también a la salud humana. Los principales culpables son los alimentos de origen animal como el ganado vacuno, cordero, mariscos, queso y pescado, que presentan las mayores emisiones por cada 100 gramos consumidos. 

La relación entre alimentación y cambio climático se evidencia en la producción, procesamiento, distribución y consumo de comestibles. Estos procesos liberan gases que atrapan el calor solar, exacerbando el calentamiento global. La mayoría de estas emisiones provienen de la agricultura y el uso del suelo, incluida la tala de árboles para expansión agrícola y la utilización de fertilizantes. Sin embargo, también se identificaron emisiones derivadas de la refrigeración, transporte, empaquetado y desecho de alimentos. 

El ganado vacuno encabeza la lista con 70.6 kg de emisiones por cada 100 gramos de alimento, debido en parte a la deforestación para pastizales y la emisión de metano durante la digestión del ganado. Por su parte, los criaderos de crustáceos causan un impacto significativo al talar manglares que previamente absorbían grandes cantidades de carbono. 

El reporte de la ONU subraya la urgencia de revisar y ajustar las prácticas agrícolas y de consumo para abordar este desafío ambiental crucial. 

¿Te gustó nuestra nota? ¡Contáctanos y deja tu comentario! AQUÍ

Conoce nuestra red ANCOP Network AQUÍ