Daniel Lee La columna del día

En la Encrucijada Laboral de 2024, la Tecnología y Talento, los principales ingredientes 

Columna Horas Extras 

Columna Daniel Lee 

Ante los nuevos tiempos una realidad se hace más que evidente. Los profesionales de recursos humanos se van convirtiendo en arquitectos de estrategias innovadoras, fusionando tecnología y flexibilidad para satisfacer las demandas de trabajadores, pero también las de sus centros laborales. 

A medida que nos sumergimos en este año, los paradigmas emergen y las ideas danzan, creando un nuevo lienzo para las dinámicas laborales y la gestión de personas.  

En este crepúsculo de lo convencional, los modelos laborales híbridos toman el escenario, mientras que la inteligencia artificial avanza con pasos acelerados, desafiando a los gestores de talento a equilibrar la eficiencia tecnológica con el bienestar organizacional. 

La tecnología y la gestión del talento se erige como la narrativa principal. Cada movimiento estratégico deja una marca indeleble en el destino de las organizaciones. 

Para Emilio Fantozzi, líder de Customer Success en Visma Perú, la metamorfosis del significado del trabajo está en una era híper conectada. Lo laboral, dice, no pierde importancia, sino que se integra como un elemento esencial en la definición de la identidad humana. 

En esta transformación tecnológica, las herramientas actuales no solo demandan habilidades, sino que también ofrecen medios para fortalecer la relación entre el individuo y la entidad donde labora. 

Ante este horizonte en constante cambio se van conformando igualmente tendencias emergentes que moldearán el sendero del 2024. 

En un adiós gradual a las evaluaciones anuales, la gestión del desempeño abraza modelos dinámicos y continuos. La clave reside en el empleo de tecnologías vanguardistas capaces de recolectar datos en tiempo real y proporcionar retroalimentación instantánea.  

Así, las organizaciones se embarcan en la implementación de herramientas ágiles para medir y mejorar el rendimiento, mientras diseñan planes de desarrollo continuo que acortan la brecha de habilidades digitales. 

Pero hay que hablar también de las carreras en evolución constante. Este año, la tendencia apunta hacia planes de carrera potenciados por la tecnología, donde el aprendizaje se integra naturalmente en el flujo diario de trabajo.  

La necesidad de ajustar constantemente las habilidades digitales demanda planes de desarrollo que no solo impulsen el rendimiento actual, sino que también esculpan el futuro de cada colaborador. 

Y me regreso a las reflexiones de Fantozzi, porque él destaca la imperiosa adaptación de las organizaciones a la metamorfosis de las personas y sus expectativas.  

Por lo pronto, los profesionales de recursos humanos deben ser observadores atentos, sintonizar con las nuevas necesidades de una fuerza laboral que abraza hasta cinco generaciones. En esta convergencia de talento y tecnología, la danza laboral de 2024 nos invita a ser coreógrafos de un futuro laboral más humano y conectado que nunca. 

¿Te gustó nuestra nota? ¡Contáctanos y deja tu comentario! AQUÍ

Conoce nuestra red ANCOP Network AQUÍ