Cambio climático

Aumentan las contingencias ambientales en la Ciudad de México: UNAM pide acciones inmediatas 

Redactor: Joel Charles

En la Ciudad de México, las contingencias ambientales atmosféricas se están volviendo cada vez más frecuentes y los esfuerzos actuales para reducir las emisiones contaminantes y verificar vehículos ya no son suficientes, según el experto en la materia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Óscar Peralta Rosales. 

Entre los años 2020 y 2022, se ha registrado el mayor número de contingencias ambientales en la zona metropolitana del Valle de México, según datos recientes. 

Ante esta preocupante situación, la diputada del PRI en el Congreso capitalino, Tania Nanette Larios Pérez, ha instado a los líderes de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAME) y de los gobiernos de la zona metropolitana del Valle de México (Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala) a revisar y actualizar los criterios, lineamientos y acciones para prevenir y controlar la contaminación ambiental. 

El especialista Rosales explicó que las contingencias ambientales implican la implementación de medidas restrictivas para reducir emisiones y disminuir las concentraciones de ozono y material particulado en la atmósfera. En los últimos tres años, el programa de contingencias por ozono ha experimentado un aumento significativo, lo que ha generado preocupación. 

Representantes populares de las Comisiones de Desarrollo Metropolitano y de Preservación del Medio Ambiente, Cambio Climático y Protección Ecológica del Congreso de la Ciudad de México, están a favor de conminar a diversas autoridades para fortalecer la preservación y restauración del equilibrio ecológico en la zona metropolitana. 

Tania Larios, presidenta de la Comisión de Preservación del Medio Ambiente, coincidió con otros diputados en que es necesario reforzar los programas y medidas destinados a mejorar la calidad del aire. 

Por su parte, América Alejandra Rangel Lorenzana, presidenta de la Comisión de Desarrollo Metropolitano, reconoció que las contingencias ambientales han aumentado debido al alto nivel de ozono y a las medidas insuficientes de la Comisión Ambiental de la Megalópolis para combatir la contaminación atmosférica. Esta contaminación tiene graves consecuencias en la salud de la población, como irritación del sistema respiratorio, tos, reducción de la función pulmonar y agravamiento del asma. 

En 2019 se declararon cuatro contingencias, dos de las cuales duraron varios días y se centraron en la zona suroeste del Valle de México. En 2020, se declaró una contingencia en noviembre que duró solo un día y unas horas, posiblemente debido a la emergencia sanitaria por el Covid-19 y a un comportamiento atípico en la emisión de precursores de ozono. Sin embargo, en 2021 se registraron tres contingencias y en 2022 un total de seis, una de las cuales duró 51 horas. 

Rosales señaló que las contingencias suelen activarse en la zona suroeste entre las 3 y las 5 de la tarde, cuando se dan las condiciones propicias para la rápida formación de ozono. Factores como las altas temperaturas, la escasez de lluvia y la menor nubosidad contribuyen a la formación de ozono. La velocidad y dirección de los vientos también influyen en la acumulación de contaminantes en la Ciudad de México. 

Erika Danae López Espinoza, experta de la UNAM, explicó que la circulación de los vientos en la planicie del Valle de México es compleja, con patrones predominantes de norte a sur. Sin embargo, en los meses con altas concentraciones de ozono, los vientos soplan del sureste al norte, creando una zona de convergencia donde se acumulan los contaminantes, agravado por la debilidad de los vientos que dificulta su dispersión.

¿Te gustó nuestra nota? ¡Contáctanos y deja tu comentario! AQUÍ

Conoce nuestra red ANCOP Network AQUÍ