Actualidad

El observatorio 1873: un espacio para la historia, la cultura y la conservación 

Redacción: Marlone Serrano

El Observatorio 1873 se ha convertido en un faro de conservación y educación ambiental, albergando una variedad de especies animales dentro de sus instalaciones.  

Ubicado en la cima del Cerro del Vigía, este sitio histórico y cultural ofrece a los visitantes una experiencia única para conocer el pasado y el presente de esta ciudad costera. 

Construido en 1873 como un puesto de observación militar, posteriormente fue utilizado como un observatorio astronómico. 

Las vistas panorámicas de este Observatorio no sólo son un deleite para los entusiastas de la astronomía, que además de su valor histórico y cultural, también es un espacio para promover la conservación de la naturaleza. 

Desde hace un año, el mirador se ha concentrado en albergar animales como: guacamayas, flamencos, iguanas, tortugas, tucanes y pavorreales, que en su mayoría han sido donadas o rescatadas por el mismo personal del recinto. 

Este espacio no sólo proporciona un hábitat seguro para las iguanas, sino que también funcionan como áreas de sensibilización, donde los expertos educan al público sobre la importancia de la conservación de los reptiles. 

El Observatorio también juega un papel crucial en la investigación y la preservación. Trabajando en colaboración con organizaciones de conservación locales, participa activamente en programas de rehabilitación y liberación de animales, asegurándose de que cada especie reciba el apoyo necesario para su supervivencia. 

Este lugar, es un ejemplo de cómo las instituciones pueden equilibrar la educación científica, con la responsabilidad ecológica. 

Además de ser un refugio para estas especies y de ofrecer una de las mejores vistas que puedes tener del Puerto de Mazatlán, cuenta con una sala de cine, un recorrido por el estanque de peces Koi, un simulador de destiladora de agave, Museo Siglo XIX, Skybar 360° y un jardín endémico de agaves y cactáceas. 

El jardín botánico cuenta con plantas nativas de la región, como cactus, palmeras y orquídeas. 

Adicionalmente, entre los planes se encuentra la creación de una sección dedicada a las ballenas, donde habrá una exposición sobre las diferentes especies de cetáceos.  

Otro de los atractivos en puerta será la sección dedicada a los totorames, un pueblo indígena precolombino que habitaba el valle y la costa del río Piaxtla al río de las Cañas, en lo que hoy se encuentran los municipios de San Ignacio, Mazatán, Concordia, Rosario y Escuinapa, en Sinaloa. 

¿Te gustó nuestra nota? ¡Contáctanos y deja tu comentario! AQUÍ

Conoce nuestra red ANCOP Network AQUÍ

Etiquetasobservatorio