Iniciativa pública y Medio ambiente

Los zorrillos pueden perder sus rayas y ahora quizás sepamos el motivo

Redacción Frida

En un estudio revelador, los científicos han arrojado luz sobre la curiosa evolución en los patrones de pelaje de los zorrillos rayados, nativos de gran parte de Norteamérica. Aunque estas criaturas son famosas por su característico aspecto, con pelaje negro azabache y rayas blancas que van de la cabeza a la cola, un nuevo estudio sugiere que algunos están cambiando sus patrones de rayas y colores, y que los humanos podrían estar influyendo en este proceso. 

El ecólogo evolutivo del comportamiento de la Universidad Estatal de California, Ted Stankowich, líder de la investigación, se ha dedicado a estudiar el aposematismo, una estrategia de advertencia que emplean ciertos animales, como las serpientes coral y las ranas venenosas, a través de colores brillantes. Los zorrillos rayados utilizan este mecanismo para alertar a los depredadores de que poseen una defensa fuerte y apestosa. 

Sin embargo, los investigadores han observado que algunos zorrillos rayados presentan patrones de rayas variables, desde pequeñas manchas blancas en la cabeza hasta rayas blancas más atrevidas que se fusionan en un patrón similar al de una capa. Incluso se han documentado ejemplares totalmente blancos o negros, lo cual es inusual, ya que una señal de advertencia consistente es más efectiva para que los depredadores la reconozcan y eviten.  

El estudio, publicado recientemente en la revista Evolution, analizó 749 pieles de zorrillo rayado en museos de todo el continente. Los investigadores registraron factores como la longitud de las rayas y la simetría del patrón, y los compararon con variables como los entornos de los zorrillos y sus posibles depredadores. Los resultados revelaron que, en las áreas con un riesgo de depredación más alto, los zorrillos tienden a tener patrones de rayas más consistentes, con el tradicional pelaje negro y dos largas rayas blancas en el cuerpo. 

En contraste, en áreas con menor riesgo de depredación, se observa una mayor variación en los patrones de rayas de los zorrillos. Esto se debe a que la selección natural favorece menos las señales de advertencia cuando hay menos amenazas presentes. Como resultado, los individuos con patrones de rayas diferentes pueden dejar más copias de sus genes en la siguiente generación, aumentando así la variabilidad en los patrones de rayas. 

Un aspecto interesante del estudio es la posible influencia de los seres humanos en este proceso evolutivo. Dado que los humanos han cazado o eliminado a muchos de los depredadores naturales de los zorrillos en todo Estados Unidos, como pumas y lobos, se plantea la pregunta de si nuestra actividad está contribuyendo a que los zorrillos evolucionen hacia patrones de rayas menos consistentes. 

Ted Stankowich no concluye que los humanos sean la causa directa de esta variación en los zorrillos, pero señala que ciertamente no están ayudando. El estudio encontró una relación entre la disminución de depredadores y la variación en los patrones de rayas de los zorrillos, aunque no establece una causalidad definitiva. Además, debido a que los especímenes de museo utilizados en la investigación solo representan a los zorrillos de los últimos cien años, es difícil determinar cómo era el paisaje de depredación hace miles de años y cómo eso podría estar afectando a los zorrillos en la actualidad. 

Este estudio proporciona una perspectiva fascinante sobre cómo la interacción entre los depredadores, el entorno y los seres humanos puede influir en la evolución de las especies, incluso en aquellas que a primera vista parecen inmutables como los zorrillos rayados. 

¿Te gustó nuestra nota? ¡Contáctanos y deja tu comentario! AQUÍ

Conoce nuestra red ANCOP Network AQUÍ