Actualidad

Sequía sin precedentes en Ciudad de México desencadena racionamiento de agua 

Redactor: Laura

Tras una débil temporada de lluvias, la capital del país ha comenzado a racionar el agua. La sequía intensa ha reducido drásticamente los niveles de la presa Villa Victoria, principal fuente de abastecimiento de agua para más de 20 millones de personas. La Comisión Nacional del Agua ha anunciado restricciones que impactarán aproximadamente el 8% del flujo en el sistema Cutzamala. Esta situación genera preocupación entre los habitantes, pues la temporada de lluvias está por concluir y no se prevé que los embalses se recuperen hasta el próximo año. 

En la ribera de Villa Victoria, donde usualmente los botes anclan, hoy se observan 10 bloques de concreto expuestos al sol, que deberían estar sumergidos. Gabriel Bejarano, un veterano que regresó a la granja familiar hace una década, comenta que nunca había presenciado un nivel tan bajo en la presa. 

La Ciudad de México obtiene una cuarta parte de su agua de estas presas, complementándose con el acuífero del Valle de México, que también se encuentra mermado. Los barrios con menor acceso a pozos serán los primeros en sentir la escasez de manera intensa. 

Datos del Servicio Meteorológico Nacional indican que el 75 por ciento del país enfrenta sequía, con zonas como Durango y San Luis Potosí sufriendo sequías «excepcionales». En respuesta, el gobierno ha suministrado agua a través de camiones cisterna en varias zonas afectadas. 

Expertos señalan que el fenómeno de El Niño, potenciado por el cambio climático, podría ser una de las causas de este cambio en los patrones de lluvia. Aunque no se puede atribuir únicamente al cambio climático, ciertos patrones concuerdan con un planeta en proceso de calentamiento. 

Para hacer frente a la crisis, se propone rehabilitar ríos, como el río Magdalena, y perforar nuevos pozos. Sin embargo, estas medidas podrían no ser suficientes a largo plazo. Organizaciones como Isla Urbana han instalado sistemas de recolección de lluvia, lo que podría representar una solución sostenible a futuro. 

Sin embargo, para que la capital pueda abastecerse adecuadamente de agua, se requiere una acción institucional y financiamiento para la infraestructura necesaria. El cambio en los patrones de lluvia es una señal clara de la urgencia de actuar ahora. 

¿Te gustó nuestra nota? ¡Contáctanos y deja tu comentario! AQUÍ

Conoce nuestra red ANCOP Network AQUÍ

EtiquetasCDMX sequía